Seguro de vida, ¿qué es y para qué necesitas tener uno? - DKV Contacta con nosotros
Seguro de vida, ¿qué es y para qué necesitas tener uno?

Seguro de vida, ¿qué es y para qué necesitas tener uno?

Por qué necesitas un seguro de vida

Seguro de vida, ¿qué es y para qué necesitas tener uno?

Cuando se habla del seguro que toda persona debe tener, a menudo se menciona el seguro de vida. No importa en qué punto de tu carrera te encuentres o cuales son tus objetivos a futuro, es indiscutible que este puede proporcionar muchos beneficios. Sin embargo, no muchas personas saben en qué consiste exactamente o cuáles son las verdaderas ventajas que puede proporcionar al asegurado.

Lo principal que debes saber que un seguro de vida, más que protegerte a ti mismo, está pensado para proteger a tu familia. Las ventajas no las podrás disfrutar directamente; pero será una buena alternativa cuando quieres evitar que tu familia pase por malos momentos o necesiten sacrificar su estabilidad financiera cuando tú ya no estés. A continuación, te explicamos todas las características de este seguro y las razones para contratarlo.

¿En qué consiste un seguro de vida?

Un seguro de vida, en pocas palabras, es una indemnización que se otorga a un beneficiario determinado en caso de que la persona asegurada fallezca o quede totalmente incapacitada. Un seguro se obtiene a cambio del pago de una prima ya sea mensual, trimestral o anual; dependiendo de las condiciones de cada aseguradora.

El beneficio del seguro de vida no lo suele disfrutar directamente el asegurado. Sin embargo, este nunca ha sido el verdadero objetivo; se trata de un seguro que muchas personas suelen contratar para proteger a familiares y seres queridos en caso de un accidente que afecte al asegurado de manera irreversible. El beneficio suele ser un apoyo económico en caso de que suceda cualquier accidente o suceso que se especifique en la póliza.

En el seguro de vida se especifican tres elementos principales. Primero tenemos al tomador del seguro, que es el que se encarga de contratar y pagar las primeras. Luego tenemos al asegurado, que es la persona a la que se le contrata el seguro de vida y generalmente suele jugar también el papel de tomador del seguro. Por último, está el beneficiario; que es la persona que recibirá el capital establecido por la póliza y lo suele elegir el asegurado.

¿Qué suele cubrir?

En la actualidad existe una gran variedad de tipos de seguros de vida. Cada uno está pensado para diferentes necesidades específicas e incluyen diferentes beneficios y coberturas

La cobertura principal es la de un caso de incapacidad temporal o permanente. Si esta incapacidad evita que el asegurado pueda continuar con su vida laboral, se le dará una indemnización. Luego tenemos la cobertura por enfermedad grave, tales como el cáncer, que también puede recibir la indemnización.

Por último, tenemos la cobertura por incapacidad o fallecimiento por accidente. En estos casos, el beneficiario suele recibir una cantidad extra de indemnización, ya sea en cualquiera de los dos sucesos.

¿Por qué deberías contratar uno?

Teniendo en cuenta que el asegurado no disfruta directamente de los beneficios de un seguro de vida, seguro te estarás preguntando por qué siquiera deberías considerar contratar uno. La razón se encuentra en el bienestar de tu familia y tus seres queridos. Cuidar de una persona incapacitada e incluso preparar un funeral, además de arreglar los daños de cualquier accidente, puede llegar a ser increíblemente costoso.

Un seguro de vida te permite brindar un soporte financiero para tu familia en este tipo de situaciones, sobre todo si dependen únicamente de ti en el aspecto económico. Se trata de una forma de evitar que en conjunto con el dolor de la pérdida, las finanzas se conviertan en un problema que también tendrán que afrontar después de que fallezcas.

Sin duda, contratar un seguro de vida es una decisión difícil. Sin embargo, saber que se trata de una ayuda para tu familia en el futuro es una de las principales razones por las que deberías considerar esta póliza.

¿Quieres que te llamemos?

    ¿Cuando quieres que te llamemos?